viernes, 11 de marzo de 2005


Esta maldita fiebre que no me suelta ni siquiera por lástima y que me acompaña desde Zaragoza hasta Niza. Duele todo el cuerpo (hasta el pelo) y un poquito el alma de no poder estar enterito para darlo todo con los chicos. Tenemos por delante dos galas internacionales , más de mil kilómetros , doce horas de viaje y esta maldita fiebre que no se toma un respiro.

Publicado por Puzzle a las 18:15
Etiquetas:

 

1 desvaríos:

Rosa Silverio dijo...

Mucho líquido, come bien y descansa.
A ver si esa maldita fiebre te libera rápido.
Abrazos,
Ro

 
>