miércoles, 6 de abril de 2005


De canijo ya me gustaba tanto leer que empecé a dejarme la vista (noche tras noche) bajo las sábanas, leyendo Mortadelos , las aventuras de los Cinco y novelas de Agatha Christie, armado tan solo con una linterna , apretando mucho los ojos para ver si así podía leer más rápido y vivir más aventuras en menos tiempo , agazapado en el interior de la pequeña tienda de campaña que improvisaba para la ocasión. Iba creciendo y pegando la nariz cada vez más a las páginas de los tebeos y los cuentos , y más tarde a la pantalla en blanco y negro de aquella televisión de dos canales que presidía el gran mueble de la habitación principal. Así pasaba el tiempo y yo quedaba enamorado perdido de las azafatas de piernas infinitas y presentadoras de concursos culturales que nunca alcanzarían ni de lejos a la adorable y recatada Connie Selleca (que Dios bendiga al Gran Héroe Americano) , la más bella de todas las asistentes de director guaperas de hotel.

Sin querer darme cuenta percibía el mundo con perspectivas cada vez más lejanas y borrosas, dejándome los ojos en cualquier callejón oscuro , importándome bien poco si el grosor de mis cristales aumentaba o la colección de botecitos de líquidos "solución única" iba ocupando poco a poco la totalidad del espacio en estantes y armaritos del baño. Aún con todo, no dejé de leer , cambié a tiempo las teleseries por sesiones de filmoteca y teatro, Ibáñez y Goscinny continuaron acompañándome junto a otros tantos y la encantadora Connie desapareció del mapa junto con el tipo de la capa roja.

Ahora que Abril nos regala sus tardes de lluvia y jarabe para la tos, comienza la cuenta atrás para abrir el envoltorio tamaño paquete de tabaco ocupado por un flamante par de ojos nuevos , dejar a un lado los gastados y salir a la calle , que ya va siendo hora de aprender a mirar de nuevo y contemplar la vida desde un trampolín color azul.

Publicado por Puzzle a las 8:40
Etiquetas:

 

1 desvaríos:

frank dijo...

Excelente, como siempre.
Hace poco estrené mis primeros "lentes para leer".
Mala onda.
Pero igual hay leer hasta agotarse, libros, blogs...

El Bodegón ya actualizó tu URL en los recomendados.

Siempre leyéndote - comente o no.
Un abrazo!

 
>