jueves, 5 de mayo de 2005


Un escritor de éxito que vive del cuento (como le gusta decir a su representante , a su mujer , a su amante y a él mismo) , imparte un taller literario acerca de la acción y la trama en la narrativa breve. Se dirige a un auditorio entregado y joven : “Un cuento formal dispone de principio, trama y final. Tienen que escarbar en busca de un enigma que despierte la curiosidad y resolverlo con una explicación, salir a la caza de un conflicto que produzca incertidumbre y pueda ser zanjado con ímpetu. Puede y debe, valerse de una tensión que llene el pecho de sus lectores de tanta expectación que no pueda ser calmada ni con el mayor de los relajamientos “.

Tras el ejercicio práctico de cada sesión , leen un texto escogido de manera aleatoria : “Hubo una vez un cuento que comenzaba por el título y terminaba con el punto final”. El escritor de éxito que vive del cuento coloca el punto y final a la jornada con el convencimiento pleno de que nadie entendió nada, lo que no resulta del todo cierto ni del todo malo. Toma el vestíbulo y salta a la calle con desgana al tiempo que decide si el resto de la tarde la divide a partes iguales entre su representante, su mujer , su amante y él mismo.

Publicado por Puzzle a las 20:56
Etiquetas:

 

2 desvaríos:

unsologato dijo...

Un puzzle bien armado. Maullido aprobatorio con saludo de parabienes.
Arrivederci.

frank dijo...

Lo interesante está en la duda final. Desués de hacer lo suyo, el taller donde no se resuelve nada pues en eso está el asunto justamente - él sale en busca de lo mismo que ha enseñado... hacia el misterio.
Bueno,
nos vemos!

 
>