miércoles, 18 de mayo de 2005


Ahí vuelve el bueno de Murray , una suerte de Buster con traje de Bill, dejando como quien no deja nada o como quien deja una nota cuando se marcha para no volver , alguien que deposita , suave, lento, esa clase de ternura que sólo Bill deja allí donde queda atrapado, en hoteles asépticos de ciudades luminosas y perdidas (Tokio te añora) , sentado al borde de la vida o de una cama de habitación cara , con esa mirada de tipo perplejo y melancólico que ya querrían otros. Perplejo y sorprendido cuando Cannes se pone en pie después de la proyección, como si la cosa no fuera con él – Yo no fui- mientras pone cara de yo-no-fui . No hay duda, es él. Ahí vuelve, el chico de la careta pintada de estupor , el que mejor sabe engalanarse con fobias de hombres que huyen todo el tiempo de sí mismos y de los demás. Que huyen del tiempo, de las ciudades, del mar. Que simplemente huyen.

Publicado por Puzzle a las 8:53
Etiquetas:

 

3 desvaríos:

Alice dijo...

A mí me gusta Murray en Atrapado en el Tiempo, por ejemplo, o en lo que he podido ver de su show en Saturday Night Live, está increíble.

Saludos desde el otro lado.

Puzzle dijo...

Gracias por la visita. A mí , Murray me conmueve y me hace reir a partes iguales. Atrapado en el tiempo, Qué pasa con Bob o Lost in translation me encantan. Ojalá algún día le reconozcan el mérito.

Saludos

Horrorscope dijo...

Pues a ver que tal le ha quedado a Jarmusch, me espero de lo mejor.

Hablando de Murray ¿Has visto "Life Aquatic"?

 
>