martes, 19 de julio de 2005


Podemos hacer tonterías, comprar natillas de chocolate y llevarlas a la cama , luego vaciar el contenido por las paredes blancas , que siempre necesitaron una manita de pintura y yo nunca encontré el tiempo para dársela porque prefería hacer tonterías, de esas que a usted tanto le gustan, porque nunca fui el más guapo, ni el más listo, pero hice tonterías, unas cuantas fueron, al principio solo en días pares, luego los impares y vísperas de festivo y usted se reía, y yo ampliaba mi repertorio con ánimo renovado , todo por su sonrisa de niña traviesa, porque una vez no sé dónde, creo que en las páginas centrales –casi más hacia el final- de una revista de sala de espera, un experto en relaciones decía que una mujer te ama si consigues que nunca deje de reír, y yo me apliqué, solo que a veces lloramos también por tonterías, porque a veces no entendemos nada y bebemos tequila y días enteros pasan, de tonterías, de taxis que se dejan llevar , superficiales , vanidosos, buscando extraños triunfos o coronas de laurel que no son esta ni aquella cosa, simplemente que no son, en todo caso porque usted ya sabe que dos días en la vida nunca vienen nada mal y por eso nos lanzamos desde un tobogán a piscinas de brazos equivocados y luego llegan las disculpas, usted perdone, yo no quise, este no es el brazo que yo buscaba, ni el brazo ni el abrazo, que me imagino que una cosa viene de la otra y además hace tiempo que no busco etimologías porque luego usted me reprende, y no sé que más quiere que le diga, si a mí en realidad, lo que me gusta es vaciar natillas en la cama, arrojar proyectiles chocolateados contra las paredes que antes eran blancas y ahora son un campo de batalla jaspeado, y que usted ría, que ría mucho, porque el experto aquel asegura que si una mujer ríe, en el fondo es porque ama , como cuando hago tonterías con natillas en su ombligo, los días pares e impares, vísperas de festivo compartidas y la vida tontería envasada en pack de cuatro y con uno de regalo.

Publicado por Puzzle a las 22:11
Etiquetas:

 

10 desvaríos:

Omar Muharib dijo...

Absolutamente encantador este post. Van mis deseos de que ella ría siempre que quieras que lo haga.

Txus dijo...

Yo tambien he leido eso de que si la haces reir te acaba amando... y con nadie rió mas mi ex que conmigo, pero a veces tambien tiene que haber esa "chispa" para no convertirte únicamente en el bufon de la corte...

Charito Piedra dijo...

estoy de acuerdo imprescindible que me hagan reír, pero la chispa también tiene que estar. si solo te ríes quizás es solo un amigo y no una pareja...muy bueno el post y que afortunada ella que la invitan a natillas de chocolate, que son las buenas por que las de vainilla son insípidas...besitos

matilda dijo...

Ella se debe sentir impresionada con esta carta, si valora las tonterías, yo me paso el dia diciendo tonterías y si ella no quiere pintar la casa con natillas me avisas que parece un juego divertido, ahora lo de rociarse en la cama, no será un poco incomodo?, tú lo pruebas y luego nos cuentas. saludos

Vicky dijo...

Tienes razón, la vida entera es una tontería, nosotros hacemos tonterías, elegimos a la persona equivocada y creemos que acertamos, desaparecemos cuando prometemos quedarnos, y seguimos haciendo tonterías, y mientras tanto, nos lo tomamos todo tan en serio, que creemos que nos vamos a morir de pena o de vete tú a saber qué. Y no, no es así.

Un beso atlántico...

Nadia dijo...

off topic: saludos desde Chile. ¿tu cuento y el nombre?... sincronías (prefiero esta palabra a "coincidencias") que me encantan.

frank dijo...

la receta viene asi:

mucha risa
buena mesa
excelente vino
sexo del premeditado

mezclar los cuatro ingredientes en la proporciones que cada uno quiera

antes de servir, matar la palabra 'no'
si queda pataleando
rematarla con un tiro en la nuca
hacer pagar las balas
a la palabra 'pero'

esa es la receta
- de nada

felicitaciones puzzle !

Carmen dijo...

Jorge, te leo hace tiempo, tienes que conseguir que te publiquen los relatos, son estupendos, la pena es que sean tan cortos y que dejen siempre con ganas de más.

Un saludo

Carmen (Segovia)

Magda de los devastados dijo...

Natilla, nunca he comido natilla, tal vez acá le decimos de otra forma, no sé. Lo de la risa es cierto, pero también hay más en la receta, esta debe cambiar constantemente, más que reirse, es no aburrirse. Un abrazo.

Vero Patitas dijo...

Me sumo a los elogios, es un post bello. porque habla de esas tonterías que sí importan. las que después se recuerdan.
yo no me acuerdo de cuánto costaron o cuando caducaron las últimas natillas que tiré a una muralla. pero sí del placer con el que esas paredes lamieron el gozo achocolatado que no se estaban esperando...
siyu!
Vero

 
>