domingo, 3 de julio de 2005


Temblar o recordar cómo se encoge la barriga de gusto, temblar de frío porque no estás o temblar como quien pide sopa caliente porque estás, el caso es temblar , ver que viene lo que hace tiempo que no llega y entonces quedarse esperando y mirar a las musarañas, que nunca supimos muy bien lo que eso significaba y que nadie -además- nos explicó qué tenía que ver un animalito tan pequeño con quedarse esperando tontamente algo tan grande.

Puestos a pedir, que todo ocurra en el cuarto, en un huequito bien abierto a tu lado, prometo aprender tan pronto delimitemos el perímetro, tú solo tienes que enseñarme a temblar, como cuando hubo una vez y fue la primera, y luego puede que vinieran otras que ya no recuerdo, y nadie supo, o nadie del mismo modo, ya sabes, temblar de ganas, de tanto abandono o tanto amontonarse un escalofrío tras de otro, prometo aplicarme, en realidad yo vine por el anuncio a gritos de unas pestañas asombradas que no saben dónde aterrizar.

Sé que no siempre fui del todo leal, quizás porque pensaba que temblar, lo que se dice temblar, se tiembla siempre, pero visto lo visto, creo que no estaría de más empezar de nuevo , aprender de cero a temblar, recordar (intuir) aquel abrazo , el primero, y esa forma de mirar que no supe ver después de aquella ocasión , aunque casi, y luego un acercamiento , un pedir permiso y tu manera de tantearlo todo, de darte a conocer, luego las ganas de estar a solas a pesar de la gente, y sí , lo sé, no siempre fui del todo sincera, no siempre, iba y venía, a veces creo que me escapaba lejos , escapar porque había que volver, lo mismo que perderse -ya sabes lo que dicen- para encontrarse, no sé, nunca fue fácil ni falta que hizo, pero yo sé que temblar, lo que se dice temblar , de aquella manera , como nosotros temblábamos, nunca más.

Publicado por Puzzle a las 10:37
Etiquetas:

 

5 desvaríos:

Magda de los devastados dijo...

Aposté a que resolvías un puzzle que posteó unsologato, ahora (que perdí la apuesta) me debes una sombrilla ( con mariposas azules) y una ventana, bueno, la ventana no importa, pero la sombrilla...bueno, sigo jugando, un beso tembloroso.

María dijo...

Te prometí que no desaparecería del todo y sigo por aquí, también añorando temblores.

mar dijo...

a las seis de la tarde un viento lila atraviesa la avenida más ancha del mundo...cruzo la calle con los ojos semicerrados, destapo mi cajita de recuerdos, los dejo ir y tiemblo...

Charito Piedra dijo...

soy tan despistada que a veces me olvido quien me hace temblar... siempre que vengo a verte me haces recordar cosas que no debería olvidar... besitos y gracias

Rosa Silverio dijo...

Me encantó.
Una de las cosas que me encantan de Puzzle es que me encuentro con textos llenos de intuiciones, percepciones, indicios, sugerencias, sutilezas.... un maravilloso universo que proviene de ese imaginario tan rico y profundo que posees.

Al leer este texto no pude evitar emocionarme... y temblar.

Abrazos,

Ro

 
>