sábado, 25 de junio de 2005


Vegueta de noche es magia y aceras empedradas, museos , la catedral de piedra oscura, la vieja iglesia donde Colón soñaba un nuevo mundo -o quien sabe si un nuevo mundo soñaba con ser descubierto- , cafés con encanto, tasquitas, bares de copas , calles y lugares donde todo transcurre con otro tempo, otro timing , y si la vida aquí en la isla late con otro pulso, en Vegueta de noche casi se detiene.

Uno se imagina mil cosas en la vida, que llegamos lejos, muy lejos, que aprendemos a volar, que visitamos esa exposición de Tintín en Bruselas o que descubrimos que en Londres existe una tienda de juguetes con un tiovivo que funciona 4 veces al día donde puedes cabalgar montado en un sueño, quizás que vendemos el alma a cambio de un beso robado en el mercado de las pulgas de Amsterdam , que escapamos de los malos siempre en el último momento, o que nos sonríe un niño porque le gustó el cuento que improvisamos para él, mil cosas que inventar en mil vidas , en mil calles como las de Vegueta, en las que siempre resulta imposible no imaginar que ocupamos un lugar, quizás frente al Café Real, donde el alma puede quedarse atrapada y la vida entera late a un ritmo tal que casi se detiene.

Publicado por Puzzle a las 11:46
Etiquetas:

 

4 desvaríos:

Anónimo dijo...

Me encanta comprobar el amor que le tienes a mi tierra. Que sepas que a estos cachitos de volcán en el Atlántico nos haces sentir importantes y bellos!! Un beso. Lunia

Magda de los devastados dijo...

Me gustaría andar por esos lados, mientras tejo mis recuerdos en esta América del Sur, cuando pases por aquí, avisas y se te recomendarán los lugares adecuados. Un saludo enorme.

frank dijo...

hay lugares para sentarse callado
sorber un vino
y mirar el cielo
quizás mirar el mar
o las piedras simplemente

son lugares que han pasado tanto con los humanos
que tendemos a reconocer en ellos algunas voces
algunos aromas
algunas risas
y sabor de llantos

en esos lugares los viejos se sientan con los niños
y conversan en telepatía de años
humanidad fosilizada

Puzzle dijo...

Son lugares del corazón, que siempre estarán de una manera o de otra, presentes.

Un abrazo...

 
>