sábado, 29 de octubre de 2005



La última entrevista fue triste.
Yo esperaba una decisión imposible:
que me siguieras a una ciudad extraña
donde sólo se había perdido un submarino alemán
y tú esperabas que no te lo propusiera.
Con el vértigo de los suicidas
te dije: « Ven conmigo» sabiéndolo imposible
y tú -sabiéndolo imposible- respondiste:
«Nada se me perdió allí» y diste la conversación
por concluida. Me puse de pie
como quien cierra un libro
aunque sabía -lo supe siempre-
que ahora empezaba otro capítulo.
Iba a soñar contigo -en una ciudad extraña-,
donde sólo un viejo submarino alemán
se perdió.
Iba a escribirte cartas que no te enviaría
y tú, ibas a esperar mi regreso
-Penélope infiel- con ambigüedad,
sabiendo que mis cortos regresos
no serían definitivos. No soy Ulises. No conocí
Itaca. Todo lo que he perdido

(Cristina Peri Rossi)

Publicado por Puzzle a las 19:34
Etiquetas:

 

2 desvaríos:

Dafne Leavitt dijo...

que empezaba otro capitulo, que empezaba otro capitulo...

Un abrazo

Txus dijo...

Quién sabe por que los desamores son tan... no se... ¿bonitos?
Siento el distanciamiento, pero el nuevo trabajo me deja sin apenas tiempo.
Saludos.

 
>