sábado, 12 de julio de 2008




Tengo un libro impermeable que aguanta todos los diluvios. Violeta se muere por mojarlo y todo porque en la tapa dice que es resistente al agua, un libro de esos que si se mojan se pueden seguir leyendo como si nada. Quiere echarle un vaso grande de agua por encima y esperar a ver qué pasa. Me niego, pensando en el libro y en su bienestar, a que tarde o temprano el libro pueda reprocharme algo, un resfriado por ejemplo, y ya no quiera mostrarme sus historias porque nadie impidió que acabara bajo un grifo o un final peor.

Yo sé que Violeta espera agazapada con un ojo medio abierto a que nos quedemos dormidos el libro y yo, para tomarlo por sorpresa y darle una buena ducha, ponerlo quizás al baño María o en la ventana a la intemperie, sufriendo los primeros azotes de una tormenta primaveral. Desde que sabe que el libro aguanta lágrimas de cocodrilo incluidas, Violeta está más revuelta, con la respiración contenida y maquinando fechorías que no quiero ni pensar. Me pregunta si me iré pronto al trabajo o si puedo dejarle echar un vistazo al relato de la página veinte, mientras esconde bajo el pliegue de la falda una toallita húmeda o un dosificador de perfume que emplea para refrescarse en verano. Ayer por la tarde, sin ir más lejos, apareció en casa con una manguerita y un aspersor, una regadera para las flores que curiosamente acaban de ser trasladadas al lado de la estantería de los libros y unos moldes para fabricar cubitos de hielo en forma de estrellitas de mar.

Lo que más me inquieta es su última adquisición, una pecera en la que apenas entra un pececillo. Violeta dice que si todo sale bien, comprará otra más grande y la decorará con piedritas de colores y un enorme barco pirata en su interior. ¿Qué estás leyendo?, susurra. Oh, ya veo, el libro ese que no se moja. Luego sonríe medio descarada y se aleja por el pasillo canturreando, como si algo muy bueno fuera a ocurrir.

Publicado por Puzzle a las 12:08
Etiquetas:

 

9 desvaríos:

frank dijo...

Un libro impermeable sería lo más indicado para escribir en él 'wet dreams'...

el relato de super
muy muy bueno
TIENES que estar buscando editor para estas cosas

ameritan hard copy

Felicitaciones!

mc clellan dijo...

Violeta bien podría ser el 'alter ego' de Leon Werth... Me gusta, me cae bien esa chiquilla descarada... Te cuidado, cuando menos te lo esperes, te engañará y se llevará el libro para que vea el mar. De todos modos, no creo que si es impermeble, le moleste mojarse. A lo mejor extraña el tacto del agua y Violeta simplemente es una buena celestina.

Anónimo dijo...

hombre, ahora mucho calor no es que esté haciendo, pero seguro que la intención de Violeta es buena, y ella lo único que quiere es que el libro se quede un poco más fresquito...

saludos

Sandra dijo...

¿Y no será que Violeta está un poco celosa porque pasas más tiempo con los libros que con ella?

No hay que dejar de lado ni una cosa ni la otra...

Besitos y feliz verano.

Sandra

La Maga dijo...

Los libros acuáticos fueron la estrella de este año en la feria del libro de Madrid. Yo no les encuentro utilidad, no creo que a mucha gente se le haya caído un libro a la piscina. Como mucho los engrasas con la crema protectora. No me extraña que Violeta quiera sumergirlo en el agua, yo también lo haría sólo por curiosidad.

mar dijo...

creo que tener un libro impermeable ha sido la gran fantasía de mi infancia...horas enteras en un baño de espuma mientras el capitán Nemo miraba por la escotilla...
definitivamente apoyo la causa de Violeta!!

Besos

carmen jiménez dijo...

Pues fíjate Jorge, que a mi el libro impermeable y la obsesión de Violeta por mojarlo y ver qué ocurre, me llena de inquietud. Después de todo, un resfriado sería lo menos que podría pasarle.
Personalmente los libros impermeables sólo me han servido para constatar que las historias, las verdaderas historias, se escriben en papel y siempre trapasan el corazón. Cómo ésta tuya, que seguro un día quedará impresa, sin menospreciar este medio en el que ya hay autores consagrados.
Un abrazo fuerte,
Carmen

Inmaculada dijo...

Fantástico, como todos tus relatos, me veía descrita en Violeta, así soy yo un poco, bueno mejor decir un mucho, pícara, descarada, muy curiosa ...etc
Besos desde el sur.

martin dijo...

yo me compré el de Millás en edición mojable. La prosa de Juanjo es más fluida bajo la ducha.

 
>