jueves, 20 de julio de 2006




Aprendí a olvidar todo lo que tenía que ver de una manera o de otra contigo en cuanto alcancé a comprender todo lo que habías roto. Primero fue un silencio roto, después nuestra complicidad de juguete, aquella tarde que llené tu alcoba de globos de colores y no te gustó nada.

Luego sería un manojo de verdades rotas, algunos pedazos de papel y las cartas en papel malva, mi orgullo herido –y roto- la lealtad y mi confianza entera, todo roto. Pequeños objetos y detalles cotidianos: una entrada de teatro o para la filmoteca, la carátula de un disco antiguo de Serrat, las zapatillas de estar por casa, unos labios resecos, tu fragilidad y la puerta desvencijada a patadas que nunca más volveríamos a abrir. Todo roto y orbitando a tu alrededor como diminutos satélites fuera de todo orden.

El día que quisiste volver con aquella cajita en las manos llena de fragmentos rotos y un botecito de cola de contacto, te hubiera ayudado a recomponer las piezas. Pero no hubo forma de encajar ninguna.

(Ilustración: © Nicoletta Ceccoli)

Publicado por Puzzle a las 23:59
Etiquetas:

 

7 desvaríos:

nube de colores dijo...

Siempre se pueden hacer malabares con las piezas que no encajan.
Un abrazo

mandarina ^.^ dijo...

Hola Jorge! gracias por tus palabras!!
la verdad no pude leer tu blog por no tener mucho tiempo pero ni bien pueda lo quiero mirar mejor porque por lo poco que vi (mas que nada las imagenes) me siento bastante identificada. Vos aprendiz de ilusionista, yo pasè por varias actividades circenses, amo ese mundo, la destreza, la magia que provoca en el espectador, mas de adolescente me querìa escapar con un circo , jeje, y llegar audiocionar para el cirque du soleil, pero me decidì a seguir la carrera de diseño grafico y de vez en cuando vuelvo a retomar el circo como pasatiempo, ahora estoy en etapa de danza! :)
como vos.. tampoco acabo lo que comienzo.

saluditos!

Niña Azul dijo...

Tal vez los que no encajaban eran ustedes dos.

bai dijo...

Ok, está bien, me voy a meter dentro de un jarrón y voy a dejarme rodar por una pendiente hasta chocar contra una ancla que cuelgue de algún barco del muelle y salir desperdigada con ciento-tres trozos de cerámica pegados cuerpo, directo al fondo del mar.

Magda de los devastados dijo...

Esquirlas chiquititas clavándose en el puzzle, lejos de encajar lo dejan rasgado y sacan gotitas de su sangre, pero puzzle se parcha y sigue, se vuelve uno de esos sujetos que caminan sobre las esquirlas sin que les duelan los pies.Besos.

Txus dijo...

A veces la cola de contacto no es suficiente, y hay que probar con cemento armado. Cuando se seque ya te comentare como ha quedado pero no tiene muy buena pinta...
Salu10

Karla Aguirre dijo...

Insistir a veces es de tontos, dice mi madre... Y a veces uno es demasiado tonto.

 
>