miércoles, 28 de febrero de 2007




Goodbye stranger. Madrugas cada día más, es temprano incluso para dejar la ciudad cuando sabes que tu chica no entenderá nada a la hora del croissant, quizás por eso no te molestas en dejar el garabato de siempre sobre el papel amarillo, aprendiste que no funciona, que no anestesia el dolor, porque el dolor de los despechos dura siete días por semana. Luego está el dolor de los abandonos -que no puede saberse lo que dura- o el dolor de la verdad a medias, escondida junto al papel de plata de "envolver verdades a medias" y entonces tú stranger, acostumbrado a que no te crean o a que te crean con reparos, tú acompañando las palabras cariñosas con “por si acasos” o un “pase lo que pase” cuando los dos sabemos stranger, que un pase lo que pase es como un pero, ciertamente más sutil, en letra minúscula.

Goodbye extraño, ha estado bien, espero que encuentres el paraíso en tu largo camino a casa, seguramente nos veremos en algún lugar digno de recordar, no mires atrás, no devuelvas las sonrisas de chica fácil que encuentras en tu lado de la almohada cuando llegas los viernes noche o los lunes de mañana, no dejes de brillar mientras suena Supertramp, no mires atrás, goodbye Mary, goodbye Jane, quizás nos volvamos a encontrar, tipo extraño, como cada nuevo día, frente al espejo que siempre devuelve una imagen que no eres tú, ni puede decirse que sea yo, sino un viejo extraño que se marcha -cada día más temprano- de la ciudad.

Publicado por Puzzle a las 3:10
Etiquetas:

 

5 desvaríos:

Marcos dijo...

Me encanta Supertramp y la canción de Goodbye Stranger, he hecho la prueba de leerte mientras la escucho y es genial...

Apúntante una amigo.

Anónimo dijo...

Me gusta la manera que tienes de recrear sensaciones, quizás porque tú tambien eres el tipo extraño que abandona la ciudad cada día despues de colgar una pieza de su vida, junto al gabán o el sombrero.

Cheers.

Frank dijo...

hay un hombre cuyos adioses son ya como sus holas
siempre aquí
siempre yéndose
parado bajo el umbral
del tiempo
portando una maleta
que no quiere echar raíces

Bai dijo...

Me gusta la foto y que todavía haya croissants a la hora de no entender nada. Y que seas tan extraño como el bolígrafo agarrado a tu reflejo que escribe cómo se siente un stranger tal vez than paradise...

¿Te he dicho que me lo he llevado a tomar un café? Sienta bien...

Anónimo dijo...

Tan gráfico..tan real..tan sentido..tan vibrante..
Ahí está el don, conseguir con la palabra una imágen, una sensación y una realidad.
Me quedo con que nos veremos en algún lugar digno de recordar.
Un abrazo.

Elisa Parentesina

 
>